Sin categoría

La izquierda y la derecha

Siempre que hay una protesta ciudadana que escuece al sector oligárquico de este país, se trata de criminalizar utilizando los métodos más rastreros posibles, siendo protagonista siempre esa prensa sicaria que en aras de la libertad de expresión graban a fuego un discurso falaz y torticero en la ciudadanía carente de capacidad de cuestionamiento. Con esto no he dicho nada nuevo ni nada que no haya ya escrito nadie en medios, blogs o redes sociales.

El problema grave llega cuando se crean los bandos y las guerras. No voy a hablar de equidistancia ni a defenderla adoptando ese discurso de “ni de izquierdas ni de derechas” porque si no no me estaría metiendo en esto (ya hay partidos que adoptan ese discurso de la amnesia colectiva), voy a hablar de a quién le interesan estos bandos y estas guerras.

Parece ser, y según he sufrido estos días en redes sociales, que defender las manifestaciones y sus consecuencias es de izquierdas y criticar la protesta, crimininalizarla y defender la actuación de la policía (incluso pedir una mayor contundencia) es de derechas. Este simplismo extremo es lo que le interesa a ese sector de la sociedad que desde su posición se ríe constantemente de nosotros (sobre todo de aquellos que se posicionan en el bando de la derecha, los que encima defienden los intereses de este sector).

La protesta es legítima, es un derecho que nadie debe quitarnos porque es la base de la sociedad contemporánea. Por eso la prensa sicaria, por medio de argumentos falaces, irrelevantes y carentes de fundamento calientan el ambiente secundando un discurso oficial que seguramente ni ellos mismos se creen, pero que les sirve para generar ese guerracivilismo que lo único que hace es separar a la ciudadanía para que, mientras se pelean no están atentos a todo lo que se les quita, tanto de derechos como de sustento vital.

Por eso hacen esos debates televisivos en bandos, para que la gente tome partido por uno o por otro. Con ello crean un circo romano mediático y discusiones en las barras de los bares, en los salones de las casas, en los bancos de los parques. Reducen la política a esos programas de fútbol en los que la raíz del debate es mi equipo es mejor que el tuyo o, nuestro crack es mejor que el vuestro.

La presencia de un compañero de primarias de esta iniciativa a la que represento en esos debates, yo la entiendo como la posibilidad de romper ese mecanismo desde dentro e introducir un discurso que nadie está acostumbrado a escuchar, simplemente porque está basado en un pensamiento crítico, muy necesario en esos ambientes en los que reinan las lenguas largas y las mentes cortas.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s